LA BIENNALE DI VENEZIA 2016

 

 

 

Juan rodriguez 008

Este es el reportaje fotográfico y su correspondiente making of, del Pabellón Español de La Biennale de Venezia 2016.

 

 

 

El León de oro al pabellón de España es un premio a los arquitectos de nuestro país. No hay que olvidarse de ello. A los que han participado en el, a los que presentaron sus obras, a los que no lo hicieron pero pelean cada día para transformar la cruda realidad en un plus arquitectónico donde se pueda estar mejor. Gracias desde la coordinación de bienales a todos los que la han hecho posible. De ellos es este Leon. Gracias también a nuestros esponsores.

Francisco Mangado

 

Juan rodriguez 029

Juan rodriguez 007
Juan rodriguez 033                                                                 © Luisa Bermúdez de Castro


Juan rodriguez 003

Juan rodriguez 041
Juan rodriguez 010
Juan rodriguez 012
Juan rodriguez 014
Juan rodriguez 017
Juan rodriguez 039
Juan rodriguez 022
Juan rodriguez 024
Juan rodriguez 021
Juan rodriguez 044
Juan rodriguez 043

BIENAL 2016 371© J M Pozo
BIENAL 2016 378
Juan rodriguez 052















 

ATLAS ENTROPIA

12768266_1035262906543673_6196571321708736945_o

 

Atlas Entropía #Madrid

 

El presente catálogo acompaña al sexto montaje en La Casita Azul de CentroCentro Cibeles y supone la tercera publicación en la vida de este pabellón que, a pesar de sus reducidas dimensiones, se trata en la actualidad del único espacio dedicado íntegramente a la exposición de arquitectura en Madrid. Hasta la fecha, el programa de La Casita Azul ha alternado la exhibición del trabajo de diferentes estudios de arquitectura con la revisión de temas relacionados con Madrid, su historia y su imagen urbana.

11080703_1029721950434902_3890821035595611400_o

 

A esta última categoría pertenece Atlas Entropía #Madrid,  la exposición correspondiente a esta sexta edición. Una exposición que propone recoger, en un conjunto limitado de edificios emblemáticos madrileños, el rastro del desgaste y el paso del tiempo sobre ellos y la forma en la que, a lo largo de los años, la apropiación que supone el uso o los usos continuados y tantas veces imprevistos ejercidos sobre la arquitectura, da lugar a situaciones complejas. Situaciones cuyas contingencias, imperfecciones, alejamientos del estado ideal, inicial, que desde la arquitectura se pensó para ellos, se querría aquí defender como un valor positivo. 

 

Frente a la obstinada costumbre, tan firmemente enraizada en la comunicación y publicación de arquitectura, de presentar la arquitectura vacía de personas y en un estado de abstracción ajeno a la huella humana, Atlas Entropía #Madrid se alinea con las voces que crecientemente reclaman la superación de este alejamiento entre la arquitectura como objeto abstracto (de valores exclusivamente plásticos), y la arquitectura en su roce comprometido con la realidad. Ya que es a partir de este roce desde el que se debe evaluar el rendimiento efectivo de la arquitectura, su posible “éxito”, no solo por cumplir con las intenciones apriorísticas del arquitecto sino sobre todo por poseer, como dijo Cedric Price, “built-in-tolerance” o, en términos más claros, “manga ancha” para poder contaminarse, responder, asumir, adaptarse, modificarse, maquillarse o, en el caso extremo de esta exposición, reconstruirse pasadas varias décadas, enriqueciendo sus cualidades y multiplicando los niveles de interpretación ejercidos desde la ciudad y sus habitantes.

 

Evidentemente este interés por reflejar el desgaste, el uso real y el paso del tiempo, no es nuevo. Bastaría apuntar aquí la tradición surrealista tan bien ejemplificada por la famosa fotografía de una locomotora devorada por la maleza y publicada por Benjamin Péret en Le Minotaure en 1937; la sensibilidad posmoderna, de amplio registro y que abarcaría desde el Aldo Rossi de la Autobiografía Científica al trabajo de Alison y Peter Smithson en su Climate Register, o más cercanamente el realismo sucio de Lacaton & Vassal y las fotografías de Phillipe Ruault, que muestran las ocupaciones no convencionales de sus edificios construidos. En España, y desde el mundo del arte, han ejercido esa mirada entre otros muchos los fotógrafos Bleda y Rosa o el artista David Bestué en su sobrecogedor registro de las obras de Enric Miralles tras veinte años de uso, muchas de ellas en dramática transformación e incluso en descomposición.

 

Es en esta línea en la que se instala la sutil conversación entre las fotografías de Juan Rodríguez y el ensayo de Eduardo Prieto que compone Atlas Entropía #Madrid. Dos trabajos de precisión, casi matemáticos, que en un diálogo de solistas enfrentados deja más cuestiones abiertas que cerradas e invita a prolongar este “registro del desorden” en casos sucesivos como un mecanismo revelador y contemporáneo a partir del cual reflexionar sobre el legado de la Modernidad, los modos de empleo de la arquitectura, y el paso del tiempo.    

 

Jacobo García-Germán   

IMG_1808

IMG_1801

IMG_1800

 IMG_1799

IMG_1798

IMG_1790

IMG_1796

IMG_1791

IMG_1794

IMG_1793© Ana Amado

EL DIENTE DEL TIEMPO

Juan Rodriguez 1

Atlas Entropía #Madrid

[Jacobo García Germán+Eduardo Prieto, Comisarios Expo.]

El presente proyecto expositivo es el sexto montaje en La Casita Azul de CentroCentro Cibeles y supone la tercera publicación en la vida de este pabellón que, a pesar de sus reducidas dimensiones, se trata en la actualidad del único espacio dedicado íntegramente a la exposición de arquitectura en Madrid. Hasta la fecha, el programa de La Casita Azul ha alternado la exhibición del trabajo de diferentes estudios de arquitectura con la revisión de temas relacionados con Madrid, su historia y su imagen urbana.

A esta última categoría pertenece Atlas Entropía #Madrid, la exposición correspondiente a esta sexta edición. Una exposición que propone recoger, en un conjunto limitado de edificios emblemáticos madrileños, el rastro del desgaste y el paso del tiempo sobre ellos y la forma en la que, a lo largo de los años, la apropiación que supone el uso o los usos continuados y tantas veces imprevistos ejercidos sobre la arquitectura, da lugar a situaciones complejas. Situaciones cuyas contingencias, imperfecciones, alejamientos del estado ideal, inicial, que desde la arquitectura se pensó para ellos, se querría aquí defender como un valor positivo.

Juan Rodriguez 2

Frente a la obstinada costumbre, tan firmemente enraizada en la comunicación y publicación de arquitectura, de presentar la arquitectura vacía de personas y en un estado de abstracción ajeno a la huella humana, Atlas Entropía #Madrid se alinea con las voces que crecientemente reclaman la superación de este alejamiento entre la arquitectura como objeto abstracto (de valores exclusivamente plásticos), y la arquitectura en su roce comprometido con la realidad. Ya que es a partir de este roce desde el que se debe evaluar el rendimiento efectivo de la arquitectura, su posible “éxito”, no solo por cumplir con las intenciones apriorísticas del arquitecto sino sobre todo por poseer, como dijo Cedric Price, “built-in-tolerance” o, en términos más claros, “manga ancha” para poder contaminarse, responder, asumir, adaptarse, modificarse, maquillarse o, en el caso extremo de esta exposición, reconstruirse pasadas varias décadas, enriqueciendo sus cualidades y multiplicando los niveles de interpretación ejercidos desde la ciudad y sus habitantes.

Evidentemente este interés por reflejar el desgaste, el uso real y el paso del tiempo, no es nuevo. Bastaría apuntar aquí la tradición surrealista tan bien ejemplificada por la famosa fotografía de una locomotora devorada por la maleza y publicada por Benjamin Péret en Le Minotaure en 1937; la sensibilidad posmoderna, de amplio registro y que abarcaría desde el Aldo Rossi de la Autobiografía Científica al trabajo de Alison y Peter Smithson en su Climate Register, o más cercanamente el realismo sucio de Lacaton & Vassal y las fotografías de Phillipe Ruault, que muestran las ocupaciones no convencionales de sus edificios construidos. En España, y desde el mundo del arte, han ejercido esa mirada entre otros muchos los fotógrafos Bleda y Rosa o el artista David Bestué en su sobrecogedor registro de las obras de Enric Miralles tras veinte años de uso, muchas de ellas en dramática transformación e incluso en descomposición.

_50X2933A

Es en esta línea en la que se instala la sutil conversación entre las fotografías de Juan Rodríguez y el ensayo de Eduardo Prieto que compone Atlas Entropía #Madrid. Dos trabajos de precisión, casi matemáticos, que en un diálogo de solistas enfrentados deja más cuestiones abiertas que cerradas e invita a prolongar este “registro del desorden” en casos sucesivos como un mecanismo revelador y contemporáneo a partir del cual reflexionar sobre el legado de la Modernidad, los modos de empleo de la arquitectura, y el paso del tiempo.

 

Jacobo García-Germán